Arrieta, Harper, Machado, Familia, Betances y Britton evitan arbitraje salarial

NUEVA YORK -- El as de los Cachorros Jake Arrieta, el astro de Washington Bryce Harper y dos peloteros destacados de Baltimore, Manny Machado y Zach Britton, alcanzaron acuerdos significativos en lo monetario el viernes.

Más de 100 peloteros de las Grandes Ligas han evitado el arbitraje salarial, mientras que 28 están todavía en condiciones de buscar ese recurso.


Luego de ayudar a que Chicago ganara la Serie Mundial por primera vez desde 1908, Arrieta llegó a un acuerdo por un año y 15.637.500 dólares. Puede declararse agente libre después de esta temporada.

Harper, quien entró en un bache después de ganar el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2015, alcanzó un convenio por 13.625.000 dólares. Le queda un año más de elegibilidad para el arbitraje, antes de que pueda probar suerte en el mercado.

Machado, el antesalista dominicano-estadounidense de los Orioles, recibió 11,5 millones de dólares. Ha sido galardonado con el Guante de Oro.

Britton, quien lideró la Liga Americana en salvamentos, aceptó 11,4 millones. Al igual que Harper, Machado y Britton pueden ser agentes libres después de dos campañas más.

Nolan Arenado, antesalista ganador del Guante de Oro, accedió a un contrato por dos años y 29,5 millones de dólares con Colorado. Se trató de sólo uno de dos convenios multianuales entre los 118 peloteros que lograron acuerdos el viernes.

El antesalista venezolano Yangervis Solarte pactó por dos años con San Diego, que estaba cerca de un acuerdo de largo plazo con el primera base Wil Myers.

Sólo un puñado de peloteros podría ir a la audiencia ante un panel de arbitraje de tres integrantes. Los jugadores ganaron tres de cuatro audiencias el año pasado, con lo que tuvieron la ventaja por primera vez desde 2011.

Los clubes tienen una ventaja de 302-224 desde 1974, cuando comenzó el arbitraje salarial.

Otros acuerdos notables fueron alcanzados el viernes por Dallas Keuchel, pitcher de Houston (9,15 millones); Eric Hosmer, primera base de Kansas City (12,25 millones); Tod Frazier, antesalista de los Medias Blancas (12 millones), así como por dos abridores de los Mets, Matt Harvey (5.125.000 dólares) y Jacob deGrom (4,05 millones).

El dominicano Jeurys Familia, quien lideró las mayores en salvamentos el año pasado, accedió a recibir 7.425.000 dólares. Pero es posible que no se embolse todo el dinero, pues enfrenta una posible suspensión al comienzo de la campaña, bajo las políticas de las Grandes Ligas contra la violencia doméstica.

Entre los jugadores que no alcanzaron acuerdos, figuró Danny Duffy, zurdo de Kansas City, quien solicitaba 8 millones y recibió una oferta por 7,25 millones.

Las mayores lagunas involucraron a Drew Pomeranz, zurdo de Boston (5,7 contra 3,6 millones) y a Dellin Betances, relevista de los Yanquis (5 contra 3 millones).

Houston tiene la mayor cantidad de peloteros elegibles para audiencias, con cuatro: los lanzadores Mike Fiers, Will Harris y Collin McHugh, además del inicialista venezolano Marwin González.

Baltimore cuenta con tres: los serpentineros Brad Brach y Kevin Gausman, junto con el cátcher Caleb Joseph.

Atlanta y Seattle vuelven a toparse, pero lucen diferentes.

ATLANTA (AP) -- Como sucede con cada duelo de revancha, los equipos pueden sacar muchas conclusiones del primer encuentro con su rival.

Sin embargo, habrá muchas diferencias cuando los Falcons de Atlanta reciban a los Seahawks de Seattle el sábado en su partido por la ronda divisional de los playoffs.

Especialmente del lado de Seattle.

Los Seahawks parecen haber reencontrado el ataque por tierra en la ronda inicial de la postemporada, y el quarterback Russell Wilson luce saludable por primera vez en casi toda la campaña.

Del otro lado, la defensa perdió a una de sus principales armas por la lesión del safety Earl Thomas, quien será baja por el resto de la temporada por una fractura de pierna.

Además, este partido será en el Georgia Dome, por lo que los Seahawks no contarán con la ventaja de la localía en Seattle, donde ganaron a los Falcons por 26-24 en la sexta semana de la temporada regular.

"Tenemos a los mejores fanáticos del mundo", dijo Wilson, consciente de que Seattle tiene marca de 8-1 esta temporada en su estadio, y de 3-4-1 como visitante. "Es algo que no damos por sentado".

Además de contar con la ventaja de cancha local, los Falcons también lucen distintos en este segundo encuentro.

La joven defensa, en la que hasta cuatro novatos son titulares, ha madurado en la segunda mitad de la temporada, incluso tras la lesión que frenó la campaña de su mejor cornerback, Desmond Trufant.

Vic Beasley se ha convertido en uno de los mejores en las funciones de presionar al quarterback rival en toda la liga.

"Ambos equipos son mejores que cuando nos enfrentamos entonces2, dijo el entrenador de los Falcons, Dan Quinn, un ex coordinado defensivo en Seattle.

La ofensiva de Atlanta ha funcionado como una máquina bien calibrada toda la temporada. Encabezada por el quarterback Matt Ryan, uno de los favoritos al premio al jugador más valioso, los Falcons (11-5) ganaron sin dificultades el título del Sur de la NFC y no tuvieron que jugar en la primera ronda. Atlanta tuvo el ataque más prolífico de la NFL, con un promedio de casi 34 puntos por partido.

Ryan ha sido especialmente certero en los pases largos, un aspecto en el que los Seahawks son vulnerables al no contar con su estelar safety. En su primer encuentro, Thomas logró una de las siete intercepciones que Ryan lanzó en toda la temporada.

"Su puntería es excepcional", dijo el entrenador de Seattle, Pete Carroll. "Siempre coloca la pelota en el lugar correcto".

La NBA evalúa una propuesta para reducir la duración de los partidos

El comisionado Adam Silver comentó la novedad en Londres. La NBA ve con buenos ojos la posibilidad de reducir la duración de los partidos, hoy de 48 minutos. En el marco del enfrentamiento entre Indiana Pacers y Denver Nuggets que tuvo lugar en Inglaterra dentro de la tradicional visita de la NBA para disputar algún partido de la temporada regular, Silver confirmó que la asociación evalúa la propuesta como una manera de adaptarse a las presuntas necesidades del público.

Según medios locales, la idea -que se ha experimentado en algunos partidos de pretemporada- sería que los juegos duren 44 minutos en lugar de 48, y se elimine un tiempo muerto del segundo y el último cuarto. De esta manera, habría una nueva concepción con respecto a las estadísticas y la publicidad.

Silver considera que las nuevas generaciones necesitan una renovación en la NBA y por ello estaría dispuesto a adaptar la liga. “Hay algo que todos los deportes están estudiando en estos momentos y es el formato de los partidos y la duración que necesita un partido. Es obvio que la gente, y en particular los ‘millennials’ -los nacidos a partir del año 2000-, cada vez muestran períodos de atención más cortos. Y eso es algo que nosotros, como negocio, debemos tener en cuenta”, expresó el comisionado de la NBA.

Silver también habló de la dilatación de los finales de muchos partidos a causa de la sucesión de tiempos muertos. “Cuando los últimos minutos de los partidos ocupan mucho tiempo, a veces resultan tremendamente interesantes para los aficionados pero otras veces no. Por eso, vamos a someter a debate al formato, especialmente a los dos últimos minutos”, concretó.

El tiempo regular que hoy tiene como límite un partido es producto de una fórmula matemática que tiene en cuenta un número de posesiones por equipo. Por esta razón, Silver cree que es indispensable tenerla en cuenta a la hora de reducir los minutos de juego y al mismo tiempo tener en consideración el espacio para la publicidad y el comportamiento de los aficionados. “Es algo que nosotros monitorizamos con mucha atención. En las oficinas de la liga tenemos todos los partidos analizados al minuto, sabemos cuánto dura cada posesión y tenemos también los ratings de audiencia de cada minuto, lo que nos da información sobre cuándo los aficionados pierden atención”.

Serena Williams espera acercarse a Margaret Court en Melbourne

A pesar de tener ya 35 años, Serena Williams quiere demostrar en el Abierto de Australia, que comienza el lunes, que su pulso con la historia no ha terminado: después de igualar en 2016 el récord de Steffi Graf, la estadounidense aspira ahora a un 23º título en un Grand Slam, para acercarse a la mítica Margaret Court.

El total de títulos en 'grandes' de la alemana Graf (22) se refiere únicamente a la era profesional (desde 1968), mientras que la australiana Court cosechó sus 24 trofeos a caballo entre las dos épocas (de 1959 a 1975). Si Serena consigue superarla en el futuro se convertirá oficialmente en la mejor tenista de la historia.

Con los años, la tarea se complica para ella. La estadounidense necesitó cuatro intentos para pasar de 21 a 22 títulos del Grand Slam. En Melbourne estará en su segundo intento de sumar el 23º, después de fallar en el Abierto de Estados Unidos, donde cayó en septiembre en semifinales ante la checa Karolina Pliskova.

Su temporada de 2016 no fue un fracaso, ya que Serena ganó Wimbledon y llegó a dos finales de grandes citas, en Australia y Roland Garros, pero todo quedó empañado por haber perdido el número 1 del mundo, que ocupaba desde hacía 186 semanas (otro récord de Graf igualado, pero no batido). La alemana Angelique Kerber tiene el honor de ser la actual número 1 de la clasificación.

Serena Williams adelantó el final de su temporada de 2016 para recuperarse y limita el número de torneos.

- Inicio de temporada difícil -

Después de cuatro meses sin jugar, la estadounidense, prometida con el magnate de internet Alexis Ohanian, regresó en el torneo de Auckland este mes. Sólo pudo ganar un partido, antes de perder ante su compatriota Madison Brengle, 72º del mundo, con lo que su reaparición no fue nada brillante.

En Melbourne, donde Serena Williams ha sido campeona seis veces -aunque únicamente una en las seis últimas ediciones-, su principal adversaria será Kerber, que el año pasado dio la sorpresa ganando la final a la estadounidense.

Kerber, de 28 años, confirmó luego su eclosión entre las mejores alcanzando la final de Wimbledon y ganando el Abierto de Estados Unidos. Su temporada de 2017 tampoco ha comenzado bien: una victoria (en tres sets ante la 272ª del mundo) y dos derrotas, en Brisbane contra la ucraniana Elina Svitolina y en Sídney ante la joven rusa Daria Kasatkina.

Todo ello sin descartar a posibles 'outsiders', aunque ninguna parece destacarse del pelotón.

La española Garbiñe Muguruza (campeona de Roland Garros y número 7 del mundo), la polaca Agnieszka Radwanska (número 3) y la rumana Simona Halep (número 4) tendrán sus opciones, igual que la eslovaca Dominika Cibulkova, campeona sorpresa del último Masters WTA de final de temporada. La checa Karolina Pliskova acaba de ganar en Brisbane.

No estará en la pista de Melbourne la rusa Maria Sharapova, que continúa suspendida por un positivo por meldonium. Fue precisamente en el Abierto de Australia de la pasada temporada cuando se recogió la muestra para el control que terminó con la suspensión de la tenista siberiana.

Mayweather puso condiciones para volver al boxeo

Los fanáticos del boxeo, y en especial de Floyd Mayweather tienen motivos de sobra para celebrar el inicio del 2017: podría darse la vuela de uno de los mejores pugilistas de la historia. El múltiple campeón norteamericano se refirió por primera vez a los rumores de su regreso al boxeo y puso dos condiciones.

La primera es que pide una bolsa de 100 millones de dólares para que se concrete “el regreso del año”. La segunda, que su contrincante arriba del cuadrilátero sea el irlandés Conor McGregor, estrella de las artes marciales mixtas.”Lo único que me interesaría es enfrentarme a Conor McGregor”, dijo a ESPN The Money, quien se retiró del boxeo con un récord de 49 triunfos y ninguna derrota, con 26 nocauts. El norteamericano reaccionó así ante las constantes provocaciones en las redes sociales del irlandés.

“Ellos saben cuál es mi número, y mi número son una garantía de 100 millones de dólares. No sé cuánto dinero hizo en el pasado McGregor, pero no ha hecho ni diez millones en una pelea de MMA. Nosotros le vamos a dar quince, y luego podemos hablar de un porcentaje por la televisación”, agregó Floyd.

En tanto, Mayweather negó que vaya a realizarse una segunda pelea ante el filipino Manny Pacquiao: “La única pelea que por ahora me interesa es la de Conor McGregor”.

Fuente: www.infobae.com